Noticias
Detenciones en México no logran satisfacer a críticos

Fuente: Alejo Sánchez Cano | El Financiero

19 de abril de 2017. El presidente Enrique Peña Nieto aclamó la detención de dos exgobernadores fugitivos del partido mexicano gobernante en la misma semana como un “mensaje convincente” con respecto al compromiso del estado con la lucha contra la corrupción, que con frecuencia es vista como un mayor problema para el país que la amenazada renegociación de Donald Trump del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

La detención de Javier Duarte, acusado de quebrar a Veracruz antes de fugarse el año pasado, y la detención de Tomás Yarrington quien gobernó a Tamaulipas y que gozó del privilegio de tener guardaespaldas asignados por el estado durante parte de los cinco años durante los cuales estuvo huyendo de acusaciones de drogas y lavado de dinero, son avances innegables, dicen los analistas.

Pero el número de otros exfuncionarios mayores buscados por las autoridades y el lento proceso de armar un nuevo sistema anticorrupción con un fiscal que encabece la lucha contra la endémica corrupción del país, sugieren una falta de voluntad política que corresponda al nivel de la retórica, dicen los críticos.

El contraste con la lucha contra la corrupción en Brasil — donde docenas de hombres de negocios y políticos han sido acusados de fraude — también es notable.

Además, las detenciones mexicanas se han realizado en un momento muy oportuno — antes de la importante elección gubernamental en junio en el Estado de México que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tiene que ganar para mantenerse a flote en las encuestas presidenciales de julio 2018 — en un país donde un escándalo de corrupción sobre la casa de la esposa del Presidente diezmó su popularidad.

“La evidencia de que en realidad están avanzando y de que están decididos a atacar el problema de raíz simplemente no existe”, dice Juan Francisco Torres Landa, quien dirige México Unido Contra el Crimen, una organización no gubernamental.

El PRI espera que la detención de dos de los suyos le hará lucir intransigente frente a la corrupción, una preocupación clave de los votantes. Pero las circunstancias del arresto del Sr. Duarte “dan la impresión de algún tipo de negociación” que obstaculizará esa tarea, dijo Juan Pardinas, director del grupo de investigaciones IMCO.

La esposa de Duarte, por ejemplo, no enfrenta ninguna acusación, a pesar de alegaciones que había acumulado grandes cuentas de tarjetas de crédito que fueron liquidadas con dinero robado. “Dudo mucho que en mes y medio, el PRI pueda reinventarse como el campeón de la lucha contra la corrupción”, dijo el Sr. Pardinas.

Duarte y Yarrington están lejos de ser casos aislados.

César Duarte y Roberto Borge — dos exgobernadores que, como Javier Duarte (no hay relación), una vez fueron aclamados por el Sr. Peña Nieto como parte de una nueva generación que estaba reinventando el PRI, manchado por la corrupción — ambos son buscados por corrupción, pero ninguno de los dos ha sido detenido. Todos niegan las acusaciones.

Un montón de exfuncionarios enfrentan acusaciones de corrupción, lavado de dinero y hasta narcotráfico. En ridículas escenas el mes pasado, un asistente de César Duarte se dirigió apresuradamente a la Ciudad de México para tratar de asumir un escaño en el Congreso que le hubiera otorgado inmunidad judicial y se refugió en la legislatura durante 28 horas antes de conseguir una orden judicial bloqueando su detención.

 

Leer nota completa: elfinanciero.com.mx/




¿QUÉ DEBEMOS PREGUNTARNOS A LA HORA DE EVALUAR CANDIDATOS?

Los partidos políticos y sus candidatos recaen en forma recurrente en la vieja estrategia de asumir que el electorado no recordará absolutamente nada del saldo negativo que hubieran generado. Leer más

 
México Unido Contra la Delincuencia, A.C., y el logo son marcas registradas.
© 2012 México Unido Contra la Delincuencia, A.C. Todos los derechos reservados.
Aviso de privacidad
Emerson 243 Piso 7, Col. Chapultepec Morales,Deleg. Miguel Hidalgo, C.P. 11570 México D.F.
Correo Electrónico: mucd@mucd.org.mx.
Números de contacto: 55-15-67-59, 52-77-83-11 y el 01-800-838-83-08.