Noticias
El muro de Donald Trump y sus implicaciones para la delincuencia organizada

Fuente: David Pérez Esparza

Seamos honestos. No tenemos idea de cómo será el mundo una vez que Donald Trump se convierta en el 45vo Presidente de Estados Unidos. Si usted piensa que ha fallado en presentar los detalles sobre cómo “Hacer a Estados Unidos grande otra vez” en la mayoría de las cuestiones políticas, es igualmente incierto en lo que se refiere a sus planes para combatir a la delincuencia organizada.

El plan de Trump para detener a los “violadores y asesinos”

Una de sus pocas propuestas claras fue la del muro de 1609 kilómetros en la frontera suroeste con México. Con un costo estimado de 25 mil millones de dólares – básicamente el 78% del presupuesto del Departamento de Justicia – Trump propone detener la inmigración ilegal, al parecer, como una manera de interrumpir las redes de “violadores, asesinos, contrabandistas y traficantes de droga” provenientes del sur.

Cuando esto se confronta con la realidad, existen razones para creer que esta medida no será efectiva. Por ejemplo, fracasa en entender el problema. La migración de México hacia Estados Unidos se encuentra en sus niveles más bajos registrados. Hoy en día hay más mexicanos regresando desde Estados Unidos a México, que al revés.

Además, casi la mitad de todos los migrantes no autorizados que viven en Estados Unidos ingresaron al país legamente a través de un puerto de entrada – como un aeropuerto – y prolongado su tiempo de estancia permitido por su visa. No importa cuán alto sea el muro, éste no haría la diferencia.

El plan de Trump para detener a los narcotraficantes

El muro que propone Donald Trump no detendrá el ingreso de droga a Estados Unidos. Mientras que México es el principal productor de heroína para Estados Unidos, -debido a cuestiones logísticas– ciudadanos estadounidenses se encuentran obviamente implicados en las operaciones de narcotráfico fronterizo. Cuatro de cada cinco decomisos realizados por la Patrulla Fronteriza involucran a ciudadanos estadounidenses. Si bien no existe un “Chapo Americano”, alguien es responsable de mover las drogas una vez que se encuentran en ese país, y un muro no haría diferencia alguna.

Incluso si la droga y la delincuencia fueran exclusivamente provenientes del sur, la propuesta de Trump pareciera un poco ingenua. Dese 1990, se han encontrado más de 150 narcotúneles a lo largo de la frontera. Y con la creciente disponibilidad de cientos de drones (aviones no tripulados) se han creado enormes oportunidades para el tráfico, por lo que un muro no tendría sentido alguno.

Los mercados de drogas también están cambiando. Junto con el triunfo electoral de Trump del martes 8 de noviembre, los votantes de Massachusetts, Maine, Nevada y California eligieron legalizar la marihuana para su “uso recreativo”.

Con casi 30 estados que permiten el uso de la marihuana medicinal y 10 que permiten ciertos tipos de uso recreativo, no resulta sorprendente el hecho de que la producción local de marihuana haya incrementado hasta más de 10,000 toneladas. Actualmente, la mitad de la marihuana consumida por los estadounidenses ya se produce dentro de Estados Unidos. Es poco probable que un muro pueda cambiar esta situación.

El plan de Trump para detener la inmigración ilegal

El Presidente electo también propuso deportar a 11 millones de inmigrantes, la cual sería la deportación masiva más grande en la historia de Estados Unidos. Debido a su efecto económico, es poco probable que esto ocurra, al menos en el corto plazo. Lo que es más factible, sin embargo, es un fuerte aumento de las agresiones por motivos raciales. Como un efecto de normalización, podemos esperar una expansión de pandillas y delincuentes organizados atacando a ciertos grupos raciales.

¿Poco realista? Bueno, un fenómeno similar ocurrió hace algunos meses después del controversial voto del Reino Unido para salir de la Unión Europea, también conocido como Brexit, donde los crímenes de odio aumentaron casi un 60%.

Cuando se trata de Estados Unidos, no debemos olvidar que grupos altamente organizados, tales como el Ku Klux Klan, predominaban no hace muchos años, por lo que no sería sorprendente si se viera un aumento en los grupos de extrema derecha y supremacistas blancos, los cuales han jugado papeles importantes dentro de la delincuencia organizada.

No debemos ignorar que durante diferentes eventos de campaña de Donald Trump ciertos grupos minoritarios sufrieron de manera rutinaria ataques raciales. El discurso de odio tiene un costo. Cuando Trump propuso prohibir a los musulmanes, crímenes de odio en contra de los estadounidenses musulmanes aumentaron un 78%.

 

Leer noticia completa: propuestamx.wordpress.com/




¿QUÉ DEBEMOS PREGUNTARNOS A LA HORA DE EVALUAR CANDIDATOS?

Los partidos políticos y sus candidatos recaen en forma recurrente en la vieja estrategia de asumir que el electorado no recordará absolutamente nada del saldo negativo que hubieran generado. Leer más

 
México Unido Contra la Delincuencia, A.C., y el logo son marcas registradas.
© 2012 México Unido Contra la Delincuencia, A.C. Todos los derechos reservados.
Aviso de privacidad
Emerson 243 Piso 7, Col. Chapultepec Morales,Deleg. Miguel Hidalgo, C.P. 11570 México D.F.
Correo Electrónico: mucd@mucd.org.mx.
Números de contacto: 55-15-67-59, 52-77-83-11 y el 01-800-838-83-08.